Arthur Schopenhauer - Foro

Foro sobre la vida y obra de Arthur Schopenhauer

No te has registrado

  • Inicio
  •  » General
  •  » Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error
    0 mensajes por moderar en este hilo.

#1  19-10-2010 - ☽

Einphi
Miembro

Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Hola a todos de nuevo,
Parece que hoy es día de encontrar problemas en traducciones e interpretaciones de la filosofía de Schopenhauer. Si esta mañana ponía sobre la mesa un error de traducción de Aramayo en su edición de FCE y Círculo de Lectores, ahora hablo -se dice- de uno de los mayores conocedores del pensamiento del de Danzig en la actualidad: Volker Spierling.
Con ocasión del 150 aniversario de la muerte de nuestro filósofo, Herder ha publicado una serie de libros entre los que se encuentra Schopenhauer, precisamente de V. Spierling. Esta tarde andaba casi hojeándolo (me lo regalaron hace unas semanas y no he tenido tiempo hasta hoy para abrir sus páginas) cuando he dado con una afirmación brutalmente desacertada, y que cito a continuación (página 95): "Como consecuencia de esta identificación, cuerpo y voluntad (representación hecha voluntad) se presentan en una mutua [¡¡¡]relación causal[!!!]". He mirado de nuevo la portada buscando el nombre del autor, para asegurarme de que era Spierling, y no algún comentarista que quisiera malversar lo dicho por Schopenhauer; pero no, era él...
¿Cómo va a existir una relación causal entre dos intancias que nuestro filósofo asimila y pone como sinónimos desde el parágrafo 2 de MVR? ¿Cómo hablar de relación causal entre aquello que es lo mismo (cuerpo y voluntad), sólo que visto desde dos puntos de visto diferentes?
En fin, no me alargo, y dejo el fragmento de Schopenhauer (MVR I, 18) en el que desmiente lo explicado por Spierling: "El acto volitivo y la acción corporal no son dos estados diferentes conocidos objetivamente que enlace el vínculo de causalidad, ni se hallan en relación de causa y efecto, sino que son una y la misma cosa, sólo que dada de dos maneras completamente distintas: una de modo enteramente inmediato y otra en la intuición del entendimiento. La acción del cuerpo no es sino el acto de la voluntad objetivado, esto es, colocado en la intuición".
Otro tema muy diferente sería entrar a discutir por la anterioridad ontológica del cuerpo o de la voluntad, y de las relaciones entre filosofía trascendental y fisiología que pudieran surgir (ante estos problemas y atractivos de la filosofía de Schopenhauer no podemos -ni debemos- callar); pero hay que discutir sobre lo que dejó dicho, y no sobre lo que sus comentadores dicen de él.
En fin, me apetecía dejar este post por si alguien lee el libro y puede subsanar este error.
Saludos cordiales.

 

#2  20-10-2010 - ☼

swann_rembrandt
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Estoy convencido de que se trata de un error de traducción. Precisamente ayer no tuve tiempo de contestar a tu post sobre el error de traducción de Aramayo para agradecerte tu corrección y para comentar que estaba leyendo el librito de Spierling y me estaba resultando a ratos absurdo y a ratos inccomprensible y sospechaba que por los mismos problemas. Yo había leído en internet artículos de Spierling traducidos al castellano y precisamente me encantaron la claridad y precisión de este autor. Así que sospechaba que no era culpa suya.
Yo no leo alemán, pero a veces basta con encontrar una frase absurda en su contexto pero que cobraría sentido alterando la estructura sintáctica para comprender que el problema está en la traducción.  Es por ello por lo que finalmente desistí de seguir leyendo la traducción del MVR en FCE: la justamente famosa claridad de Schopenhauer se va al garete en esa versión.
En filosoía por desgracia esto es muy habitual. En una disciplina en la que para muchos autores jugar con conceptos abstractos sin ninguna referencia a nada real o al menos razonable es la seña de identidad, al final da lo mismo decir "conocimiento de la voluntad" que "voluntad de conocer" y el traductor no se molesta en entender lo que está traduciendo.

 

#3  22-10-2010 - ☽

luisjavierro
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Tambièn Pilar Lòpez dice en su introducciòn a "Los dos problemas..." Ed. Siglo XXI:

"...la libertad fìsica aparece como una propiedad de las acciones que establece una dependencia o conformidad necesaria de las acciones respecto de la voluntad como su causa."

"Asì pues, se pasa aquì del examen de la voluntad como causa de las acciones a su consideraciòn como efecto."   Pags. XV y XVI

Modificado por luisjavierro (22-10-2010 - ☽)

 

#4  22-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Sï, pero en ese caso se trata de una causalidad distinta. Si bien en el fragmento de Volker Spierling se discutía la relación entre impulso de la voluntad y acción del cuerpo (relación que para Schopenhauer nunca es causal), en tales páginas P. L. de Santa María se refiere a la causalidad de la voluntad como inserta en el esquema de la discusión sobre la libertad.
Lo que Schopenhauer se pregunta en el primero de estos dos escritos recogidos en la edición de Siglo XXI es si podemos querer de otra a manera de la que de hecho queremos, o lo que es lo mismo y planteado en otros términos, si la voluntad es la causa última del querer o podemos rastrear alguna anterior. En los fragmentos a los que te refieres, Luisjavierro, P. L. de S.M. alude a la voluntad como causa en el seno del esquema de la libertad, y en este sentido, el cuerpo ya se halla inserto en tal esquema en tanto que objetivación de la voluntad (por eso su nexo no es causal, sino el mismo contemplado desde dos puntos de vista: desde el subjetivo y desde el objetivo).
Con el fin de elaborar una ética metafísicamente bien fundada (principal proyecto de Schopenhauer en estas pequeñas obras, así como en el Libro Cuarto y los Complementos de MVR), nuestro filósofo pregunta por la ultimidad de la voluntad como causalidad, con el fin de -ya lo he dicho- interrogarse al respecto de si existe algo así como un atisbo de libertad, de anterioridad a tal causalidad (ahora sí, de la voluntad, que ya es cuerpo, y por tanto, individuo: recordemos el parágrafo 18 de MVR I, que Schopenhauer comienza explicando que no somos una "alada cabeza de ángel sin cuerpo", "geflügelter Engelskopf ohne Leib"). Como sabemos todos, la respuesta del de Danzig será negativa...
Saludos cordiales.

 

#5  23-10-2010 - ☽

Velo de Maya
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Siempre que leo "Los dos problemas..." me queda la duda de saber ¿qué motiva los motivos?. Si estos son la causa (en sentido amplio) de la conducta, ¿cuál es la causa de que se me presente un motivo y no otro? ¿qué causa los motivos?

 

#6  23-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Velo de Maya,
Intento contestar la duda que planteas, que afecta al sistema de Schopenhauer como un todo -no sólo en tanto que trata de la libertad.
En primer lugar, porque tu pregunta también atañe al viejo problema kantiano de qué propicia el conocimiento, es decir, ¿cómo comienza la cadena del conocer? ¿Cómo se activa la sensibilidad? Como sabemos, en este caso, Schopenhauer explicará en el Apéndice de MVR que Kant se saca de la chistera -a juicio siempre de nuestro filósofo- una instancia llamada "objeto de la experiencia", a caballo entre la cosa en sí y el fenómeno. Sin querer meterse mucho en ello, Schopenhauer declara el problema como insoluble (en el sistema kantiano), y, de manera soslayada, sugiere que Kant propondría como inicio del conocimiento el que la cosa en sí es la que afecta a la sensibilidad, de manera que ya desde el principio (por mucho que a juicio de Schopenhauer la "Estética Transcedental" sea una obra magnífica) encontramos un problema.
En este sentido, para Schopenhauer no existe el mundo que os afecta, y por otro lado, nosotros. Somos uno con él en tanto que representación nuestra: las cosas afectan a nuestra sensibilidad por el mero hecho de ser objetos integrantes del mundo, y por tanto, parte de nuestra representación de él. Nuestros objetos de percepción (es decir, las causas de las sensaciones) constituyen ya, desde el principio, nuestra realidad: son objetos, es decir, representaciones nuestras en tanto que sujetos cognoscentes. Por tanto, y respondiendo a tu pregunta en lo tocante a la teoría del conocimiento de Schopenhauer, las causas de nuestras sensaciones (y aquí Schopenhauer sí se aleja de Kant) no son algo dado que se nos imponga desde fuera, sino aquello que nosotros, como sujetos, alcanzamos en un proceso activo, imponiendo ciertas condiciones, y cuyo resultado último será la intuición empírica (que, como todos sabéis, para Schopenhauer es también intuición intelectual). En resumen: la causa que pone en marcha el conocimiento no es un momento previo al conocer mismo, sino algo que se logra ya en el propio conocimiento -puesto que estamos en un mundo que es desde el principio representación nuestra. Para aclarar definitivamente todo esto sería muy conveniente hacer un par de anotaciones sobre la relevancia de la noción de "inmediatez" en todo el sistema de Schopenhauer, pero por el momento no me enrollo más.
He hecho esta introducción "gnoseológica" porque me parecía necesaria para afrontar con un mínimo de rigor la duda fundamental que planteas, Velo de Maya. La primera consideración que hay que hacer es la siguiente: Schopenhauer (aunque no soy amigo de distinguirlas con mayúsculas y con minúsculas) distingue a lo largo de toda su obra entre una voluntad individual y una voluntad como cosa en sí. De hecho se vio ante la necesidad de justificar siempre tal afirmación. Para quien tenga la edición de los Manuscritos berlineses editados por Pre-Textos, en el fragmento 46 dice Schopenhauer: "Yo he dicho: 'sólo conocemos nuestra propia voluntad como fenómeno, no en sí'. Y luego he afirmado: 'la voluntad es la cosa en sí'. Esto no se contradice. [...] Yo afirmo: 'la voluntad es la cosa en sí, pero el conocimiento de la voluntad es ya fenómeno'. Porque se trata de conocimiento. Sin embargo, la cognitio intima que cada cual tiene de su propia voluntad es el punto donde la cosa en sí ingresa con más claridad en el fenómeno y por ello ha de ser el intérprete de cualquier otro fenómeno". Querría, para responder a tus dudas, tener además en cuenta la siguiente cita de MVR I, parágrafo 19: "Una vez convertido en evidencia ese doble conocimiento, dado de dos maneras heterogéneas, que tenemos de la esencia y el hacer de nuestro cuerpo, lo utilizamos como una clave para la esencia de cualquier fenómeno inscrito en la naturaleza"... Schopenhauer da aquí la pauta fundamental no sólo para entender el mundo, sino a nosotros mismos.
Poseemos un doble conocimiento de nuestro cuerpo: como representación, y como voluntad (en la autoconsciencia, como volente). Es momento de recordar, paralelamente, que Schopenhauer realiza una triple distinción de las causas: las propiamente causas (que operan en el mundo inorgánico), los estímulos y los motivos. Así, de la mano de esta diferenciación y de aquel doble conocimiento del cuerpo, podemos leer este fragmento de La cuádruple raíz… (parágrafo 43): “En toda decisión percibida tanto en los demás como en nosotros mismos nos tenemos por autorizados a preguntar. ¿por qué? […] Sin tal motivo, la acción es impensable para nosotros como el movimiento de un cuerpo inanimado sin un impulso o una atracción”.
Este texto me parece fundamental para acercarnos a las preguntas que planteas, Velo de Maya. Schopenhauer equipara de forma temible la fuerza de la causa con la fuerza del motivo, y hace de ellos sinónimos que operan en niveles distintos de la objetivación de la voluntad, pero nada más, ninguna diferencia. Pondré un ejemplo: la bola de billar no es empujada por otra si esta otra no viene a chocar con ella; por ello, la segunda se mueve “a causa” del movimiento de la primera. En el caso del hombre ocurre algo idéntico (aunque las condiciones que propicien la acción se hallen mediadas por el conocimiento, y por tanto, no siempre sea fácil pronosticar lo que tal o cual hombre o mujer hará en tal o cual momento); nos ocurre algo idéntico, decía: actuamos en la medida en que somos “motivados” por algo (ya sea un motivo externo –intuitivo- o interno –conceptual o abstracto).
El origen del motivo es el mundo mismo, que recoge nuestro conocimiento y digiere convenientemente para que afecte de una manera u otra a la voluntad. Nuestro conocimiento tan sólo ejerce como embudo del motivo: de aquél dependerá el influjo del motivo sobre nuestra voluntad. El motivo es una forma más de la causalidad, aunque sea la forma mediada por la representación, es decir, por el conocimiento.
Así, recordando la distinción entre voluntad en sí (como esencia del mundo) y voluntad individual, podemos decir que el origen del motivo se inscribe en aquella primera, en el impulso ciego de la voluntad como cosa en sí del mundo, mientras que la nuestra propia se encarga, junto a nuestra capacidad cognoscitiva, de afectarnos de una u otra manera. El motivo no tiene más causa que la constitución del mundo: queremos porque tenemos que querer (nivel macro), y queremos de tal o cual manera porque somos de ésta o de aquélla forma (nivel micro), o dicho de manera más apropiada, porque poseemos un carácter determinado. Gracias a tu pregunta se distingue claramente entre el carácter inteligible (la voluntad como en sí, la voluntad libre y omnipotente) del carácter empírico que cada hombre posee y que exterioriza en la medida en que su conocimiento se halla desarrollado.
Así, entre causa, estímulo y motivo sólo hay una diferencia de grados de receptividad de los seres (ver aquí De la cuádruple…, parágrafo 20). Lo que Schopenhauer denomina nuestra “íntima fuerza motriz” se manifiesta con la palabra voluntad, manifestada en nuestra propia autoconsciencia. Por tanto, el motivo (como una forma más de causalidad) compete a la percepción exterior, a la intuición empírica. Cuando miramos en nuestro interior, explica Schopenhauer, “siempre nos encontramos queriendo” (De la cuádruple…, parágrafo 42). Por eso hemos de “fiarnos” del testimonio de la autoconsciencia, teniendo en cuenta que el acceso a la voluntad en cuanto cosa en sí nos está vetado. Así, la ley de la motivación se refiere exclusivamente a los actos concretos y aislados de la voluntad, pero no a la voluntad como tal, esto es, que tal ley da razón de por qué nuestra voluntad quiere algo determinado en un momento puntual, pero no puede ofrecernos ninguna explicación de por qué la voluntad quiere en general.
Como ves, Velo de Maya, tus pregunta queda resuelta por Schopenhauer por un jeroglífico: no podemos sondear por qué queremos, aunque sí por qué queremos esto aquí y ahora. Espero haber aclarado algo el asunto, aunque el tema da para mucho.
Saludos cordiales.

 

#7  24-10-2010 - ☽

luisjavierro
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Einphi dijo:

...en tales páginas P. L. de Santa María se refiere a la causalidad de la voluntad como inserta en el esquema de la discusión sobre la libertad.

Tomando en cuenta el contexto en que está escrita y que, ni aún en este caso Sch utiliza la palabra "causa", pudiera ser que la primera afirmacíón citada de PL de SM se aclare si se escribe de la siguiente forma:

  "...la libertad física, según el sentido inverso de su definición popular o empírica, aparece como una propiedad de las acciones que establece una dependencia o conformidad necesaria de las acciones respecto de la voluntad."

Y la segunda afirmación:

"Así pues, se pasa del examen de la voluntad como determinante de las acciones, a su consideración como siendo determinada por los motivos y, como más adelante se verá, por su propia individualidad, es decir, "ya no tenemos que ver con una acepción popular de la palabra, sino con un concepto filosófico" (Sch)."

  Un saludo.

 

#8  24-10-2010 - ☼

jagat
Participante

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Velo de Maya dijo:

Siempre que leo "Los dos problemas..." me queda la duda de saber ¿qué motiva los motivos?. Si estos son la causa (en sentido amplio) de la conducta, ¿cuál es la causa de que se me presente un motivo y no otro? ¿qué causa los motivos?

Todo empieza  con el deseo de  disfrutar de la naturaleza material.Cuando posamos nuestros sentidos en los obejetos de los sentidos nace el deseo de disfrutar. Ese deso de disfrutar es el que nos hace aceptar o rechazar.Si analizamos, siempre estamos buscando ser felices,y esa busqueda es el origen de las motivaciones, dado que no siempre la encontramos,ya que a veces encontramos sufrimiento, vienen las dualidades y esa es una razon de por que tenemos un motivo y no otro.
Atte..jagat

 

#9  24-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Estimado Jagat...
Me temo que el asunto no es tan sencillo, y que Velo de Maya planteaba muy otra cosa de la que intentas contestar. Se cuestiona la radicalidad del motivo, es decir: dónde posee su basamento, desde dónde actúa. La respuesta que ofreces, Jagat, ya está dada por cínicos como Antístenes, Diógenes, Crates de Tebas o Meleagro de Gádara (entre otros muchos), y de lo que ya habla Schopenhauer, por ejemplo, en el Cap. 16 de MVR II: la búsqueda de felicidad es perseguida a partir de la privación más absoluta, a través de una suerte de "independencia" del mundo externo.
Lo que llamas "el deseo material" también subsiste -aunque no se manifieste- en el santo; y es un punto que hay que tomar muy en serio en la filosofía de Schopenhauer: la negación de la voluntad sólo se consigue como resultado de una constante y frenética lucha contra los motivos a los que, en general, estamos expuestos por el hecho de ser y estar en el mundo. Ahora bien, tal resultado no es definitivo, y el santo -o asceta, ahora no es asunto de nombres- ha de bregar constantemente con su propia condición de volente para mantener su posición, es decir, aquella negación de la voluntad.
El "deseo de disfrutar" al que te refieres (expresión que muy seguramente parecería tautológica y redundante a Schopenhauer) no nace de los sentidos; el deseo puede ser suscitado por la evocación de un concepto, por una imagen que la fantasía trae a colación sin razón aparente, etc. Estar atado a los sentidos, y por tanto, a la impresión del presente, es cosa de los animales, no de los hombres.
Al margen de todo esto, que no era el tema por el que -me parece- se interrogaba Velo de Maya muy pertinentemente, el motivo es un tema constante en la vida del hombre, y en este sentido, no es el motivo lo que ha de eludir u omitir en pos de la negación de la voluntad (tal cosa sería imposible, puesto que nuestra esencia es querer, es volente, etc.), sino que la tarea del santo y del asceta es neutralizar su influjo, su poder sobre nosotros. El motivo es consustancial a nuestro estar en el mundo. Pero Velo de Maya preguntaba por su origen, no por su efecto.
Saludos cordiales.

Modificado por Einphi (24-10-2010 - ☼)

 

#10  24-10-2010 - ☼

swann_rembrandt
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Einphi:
Felicitaciones por tu magnífica exposición: estoy completamente de acuerdo con ella -solo que no creo que yo hubiese podido exponerlo con tanta claridad.
Eso sí, me permito dar mi propia respuesta a la interesante pregunta de VelodeMaya, por más que quizá sea menos clara y completa y, quizá, menos fundada, en parte también para someterla a crítica si es que alguien considera que no es correcta:
Los motivos de la conducta pueden estar motivados a su vez por otros motivos o por otros "estímulos" del mundo. En esto no se diferencian en nada de la regla general de Schopenhauer: las relaciones de causa-efecto solo se dan entre fenómenos, solo que en este caso algunos de estos fenómenos de la cadena causal solo son percibidos "internamente."
Pero si nos retrotraemos en dicha cadena  causal, nunca encontraremos una causa primera, lo mismo que ocurre para las relaciones causa-efecto que rigen en las ciencias de la naturaleza.
Y es que el por qué de esa concatenación causal sobrepasa los límites de la causalidad y se halla ya en el plano nouménico.
Así pues, ¿qué causa los motivos? En primer termino, probablemente detrás de ellos haya toda una cadena causal de fenómenos que unas ciencias de la psicología más avanzadas de las que tenemos hoy podría quizá describir, pero, en último término, una cadena causal infinita ante la que solo cabe encogerse de hombros y postular como sustrato -no como causa- un mundo considerado con independencia del principio de razón suficiente. 
Exactamente la misma respuesta habría que dar para la pregunta ¿qué causa la lluvia? o ¿qué causa la cristalización del carbono?

 

#11  24-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Gracias, Swann; para mí es un gusto que consideres oportuna mi intervención.
Como complemento a lo que has dejado en tu última entrada, me permito -para zanjar de alguna manera la irresolubilidad de la cuestión que planteó Velo de Maya- introducir un texto de la Metafísica de las costumbres (la cuarta y última parte de los manuales o apuntes que nuestro autor redactó para sus clases como docente), en el que Schopenhauer pone sobre la mesa las dificultades que, como seres cognoscentes, tenemos a la hora de intentar sondear a la cosa en sí o voluntad. La obra está editada en Trotta (Madrid, 2001, pp.198-200): "Tras haber presentado la filosofía la esencia del mundo y de nuestra mismidad, esto es, tras haberla reproducido in abstracto, acaso podría preguntar alguien todavía: '¿perro cómo es que esta voluntad, de la que el mundo actual es manifestación suya, tiene la libertad, ora de afirmarse, ora de negarse y suprimirse? [...] ¿cómo, por último, puede esta esencia global ser y no ser la voluntad?'. Una primera respuesta señalaría que todo este cuestionamiento descansa en el principio de razón [...] por lo que la cuestión se ha transferido falsamente a la cosa en sí. [...] [Pero] si alguien preguntase, afirmaremos lo siguiente: 'acerca de todo ello no es posible conocimiento alguno para nosotros; nunca, en ninguna parte y bajo ninguna condición; no se trata de algo relativamente inescrutable, sino de algo absolutamente incognoscible [...]. Pues la naturalede íntima del mundo es incosgnoscible [...]'. La oscuridad que se extiende sobre nuestro ser y cuyo sentimiento hace exclamar Lucrecio: '¡En qué tinieblas de la vida,/ en cuán grandes peligros se consume/ ese tiempo, tan breve!' (De rerum natura). Esta oscuridad que provoca la menesterosidad respecto de la filosofía y cuyo espíritu filosófico es llevado a la consciencia en un santiamén, con tal viveza que a otros puede parecerles rayana en el delirio; esta oscuridad de la vida no se puede intentar dilucidar [...]. El conocimiento en general tiene un origen secundario, es algo accidental y externo; por ello no es que esa oscuridad sea una sombra casual en medio de la región de la luz, sino que el conocimiento es una luz en medio de la primigenia e ilimitada oscuridad, en la cual dicha luz se pierde. De ahí que estas tinieblas se vuelvan tanto más temibles cuanto mayor sea la luz"...
Un texto fundamental...
Saludos.

 

#12  24-10-2010 - ☽

Velo de Maya
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Einphi y Swann_rembrandt, les agradezco infinitamente la claridad de sus respuestas y el alto nivel de reflexión y análisis demostrados, amén del profundísimo conocimiento de la filosofía de Sch. Me parece que las intervenciones como las suyas son las que hacen tan atractivo este foro, que muchas veces da cabida a algunas participaciones que se alejan un poco del verdadero motivo del mismo (lo cual no deja de mostrar también el espíritu democrático y participativo que anima al mismo).
Es un placer para el alma poder leer tan profundas explicaciones y saber que hoy en día hay personas con una inteligencias como la suya, que saben aprovecharla, dándole un uso tan sano y lleno de sabiduría, y que no las ponen al servicio de un sistema hedonista y consumista que parece impregnar toda la sociedad occidental.
Ojalá sigan iluminando con su sapiencia este foro, y enriqueciendo el legado de Sch.

 

#13  24-10-2010 - ☽

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Gracias a ti, Velo de Maya. Es un gusto participar en un foro en el que el motivo principal sea Schopenhauer, más si cabe cuando entre nosotros fomentamos cierto "pique" sano (si me permitís la expresión) que ayuda a plantear y replantear el pensamiento de nuestro autor.
Sería bonito y muy interesante organizar, algún día, un simposio sobre el filósofo -buscando un lugar para el efecto. De febrero a junio de 2011 impartiré un curso sobre Schopenhauer en la universidad y, por mi parte, estoy satisfecho en la medida en que daré a conocer su sistema a un grupo de personas -más o menos numeroso, eso es lo de menos, al menos ahora.
Pero en cuanto acabe con ello (bueno, o antes, pero yo no podré por el dichoso tiempo) podríamos pensar, al menos los que andemos por España (y quién sabe en un futuro si se podrá coextender a nuestros colegas de América), en organizar un ciclo de conferencias sobre Schopenhauer, contactando con alguno de sus traductores importantes, etc.
En fin... Poco a poco.
Saludos cordiales.

Modificado por Einphi (24-10-2010 - ☽)

 

#14  25-10-2010 - ☼

Maya
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Lo del ciclo de conferencias me parece una idea magnífica. ¿Y qué tal una Sociedad de Estudios sobre Schopenhauer de habla hispana?

 

#15  25-10-2010 - ☽

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Sería genial, desde luego. El viernes pasado se constituyó en Madrid la SEKLE (Sociedad de Estudios Kantianos en Lengua Española) en la Universidad Complutense de Madrid. Quizás podrían ir por ahí los tiros...: http://apuntesdelechuza.wordpress.com/2 … ola-sekle/

 

#16  27-10-2010 - ☽

Velo de Maya
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Supongamos la siguiente situación: Voy conduciéndome en un auto por las calles de una ciudad. Me dirijo hacia mi trabajo, pero antes debo pasar por una gomería para inflar los neumáticos. Yo sé dónde queda ubicada la gomería, pues, aunque no soy asiduo concurrente a la misma, ya fui en ocasiones anteriores. Llego a un cruce de avenidas. Si doblo a la izquierda llego inmediatamente a la gomería, pero en lugar de ello, doblo a la derecha, lo cual me conduce a un largo rodeo por calles sumamente transitadas. Mi amigo, que va conmigo en el auto me pregunta “¿Por qué doblaste a la derecha, si la gomería quedaba a la izquierda?”. Yo podría responderle “Doblé a la derecha porque quiero” Pero esa respuesta, según Sch. no resiste el menor análisis. Entonces le contesto “Doblé a la derecha porque yo pensaba, yo suponía que la gomería estaba en esa dirección y no en la otra. Me equivoqué”. En tal caso, el motivo de mi conducta sería, según Sch., un conocimiento errado, un equívoco de mi entendimiento o de mis representaciones abstractas sobre la ubicación de la gomería.
Pero como mi amigo es psicoanalista, me dirá “No. Ese no es el verdadero motivo. En realidad el verdadero motivo de que hayas doblado a la derecha, es un motivo inconsciente: Es que no querías llegar pronto a tu trabajo porque estás cansado” En tal caso, podría suponer yo que Sch. tiene razón cuando dice que mi motivo de haber doblado a la derecha es un conocimiento erróneo. Y que mi amigo psicoanalista tiene razón solo en parte (como si dijera que el motivo del movimiento de una bola de villar A no es el choque de otra bola de villar B, sino el choque del taco con la bola B, que la puso en movimiento), ya que el no querer llegar temprano a mi trabajo es un motivo (que puede ser inconsciente), pero no de haber doblado a la derecha, sino que es un (posible) motivo de mi equívoco. Se abre aquí una cadena de causalidades que puede regresar hasta el infinito. El motivo de doblar a la derecha es un error en mi saber, el motivo del error en mi saber es el no querer llegar temprano al trabajo, el motivo de esto es el cansancio, el motivo del cansancio es… etc., etc., etc.
O sea que Sch. prudentemente llega hasta el umbral de una puerta (el motivo inmediato de la acción), que el psicoanálisis abre, y que conduce a una regresión al infinito de motivos de motivos de motivos de motivos…

 

#17  27-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Estimado Velo de Maya,
No veo las cosas tal y como tú las explicas. Schopenhauer, si bien puede haber influido de alguna manera (y dejemos esto a un lado, por lo que pudiera pasar) en tesis psicoanalíticas, no conoció sin embargo una corriente "psicoanalítica" (porque no la había por aquel entonces, al menos en sentido estricto: las tesis de autores como por ejemplo Swedenborg, con quien también polemizó Kant, y del que Schopenhauer recoge una serie de datos interesantes, no puede considerarse ni mucho menos como tesis "psicológica" y menos aún psicoanalítica). Huelga decir lo anterior, pero me parecía importante reconocerlo como el telón de fondo desde el que afrontar lo que sugieres.
En Schopenhauer opera constantemente un componente inconsciente. Y lo curioso y llamativo es que no sólo opera en la voluntad como cosa en sí, como impulsi ciego que dirige el mundo hacia ningún fin, sino que también lo encontramos manifestado en los más altos grados de objetivación: el hombre. Te recomiendo la lectura pausada del parágrafo 36 de MVR I, sobre todo en lo que se refiere a su desenlace. Allí Schopenhauer habla no sólo de la relación entre la locura y el genio, sino del influjo de una potencia interna -que quizás hayamos de llamar "lo traumático"- que puede llegar a romper los hilos de la memoria. Más adelante, en el parágrafo 38, explica Schopenhauer algo importantísimo a este respecto: y es que "cuando alguna penuria nos angustia más de lo habitual, la repentina evocación de escenas del pasado y de la distancia desfila ante nosotros como un paraíso perdido. La fantasía recuerda simplemente lo objetivo, no lo individualmente subjetivo", lo que nos lleva a pensar que algo así como nuestra psique lleva a cabo un recuerdo selectivo: no se acuerda de nada más que de lo que le interesa recordar.
Por eso Schopenhauer habla a lo largo de todas sus obras, diarios de viaje, apuntes para dar clase, etc., de la necesidad de despegarnos o desembarazarnos del "leidigen Selbst", o sea, del penoso o fastidioso yo o sí mismo. Por eso, tu pregunta, al menos hasta donde Schopenhauer dejó escrito en sus obras, no puede ser respondida por él, porque si bien Schopenhauer tuvo el valor de destapar la sospechosa relación que nuestro yo mantiene con nuestra consciencia de él, no indagó en ello, no profundizó en cómo y de qué manera puede llegar a influir aquello "inconsciente" sobre esto "consciente". Así, para Schopenhauer es fundamental desligarse del servicio de la voluntad, olvidarse del yo como individuo, etc.
Por eso, la puerta la deja abierta, y mucho, Schopenhauer: el psicoanalista de mediados del XIX y principios del XX redescubre este terreno inexplorado. Pero de ninguna manera en Schopenhauer se puede hablar de una -como dices- "regresión al infinito de motivos", etc., puesto que en Schopenhauer se quiere siempre por y para algo, esté o no ello velado para nosotros. Aunque, repito, nuestro autor sólo tira una bengala a la inmensa oscuridad del yo, y por tanto, a la inmensidad de lo en sí incognoscible, para lo que remito de nuevo al último capítulo de La metafísica de las costumbres (traducida en Trotta por Aramayo).
En cualquier caso, suficiente tema ya de estudio sería el análisis de unas líneas del páragrafo 43 de La cuádruple raíz..., donde Schopenhauer vuelve a remitir a la oscuridad del asunto: "el interior de dicho proceso [¡el proceso por el que el motivo se hace motivo!, y por tanto, es causa, aunque aquí se refiere a la causalidad en los demás] queda secreto para nosotros: pues estamos siempre fuera de él. Vemos bien que esta causa produce ese efecto con necesidad; pero no experimentamos como propiamente puede hacerlo, qué sucede allá en el interior". Sin embargo, tenemos reservada una "visión profunda del interior de este proceso" mediante la experiencia interior. Experiencia que, sin embargo, no deja de remitir a lo totalmente incognoscible, y por mucho que "la motivación [sea] la causalidad vista por dentro", siempre en Schopenhauer dejamos algo como una X, como una incógnita...
Pero, precisamente a causa de ello, no puede derivarse una "cadena infinita" de motivos, porque el propio Schopenhauer no estudia la cadena de lo inconsciente, sino que sólo la anuncia...
Saludos cordiales.

 

#18  27-10-2010 - ☼

swann_rembrandt
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Yo, en cambio coincido con lo que expone Velo de Maya y creo, además, que no pretende decir que la cadena infinita de motivos suponga necesariamente hundir una sonda en el abismo de lo inconsciente. Lo que creo que quiere decir es que, como en cualquier otra concatenación causa-efecto que se da en el mundo fenoménico, la cadena puede retrotraerse hasta el infinito. Que algunos de sus eslabones entren dentro de lo que luego el psicoanálisis establecería como inconsciente no significa más que se ha arrojado un poco de luz sobre algunos elementos de esa cadena causal, lo mismo que las microbiología arroja luz sobre algunos eslabones de la cadena causal que provoca una enfermedad de carácter infeccioso. Pero no todos sus eslabones han de considerarse necesariamente que son inconscientes o que profundizan más y más en los abismos de la mente humana.
En el ejemplo de Velo de Maya, el motivo inconsciente e interno "Quiero llegar tarde al trabajo"  está provocado por un motivo también interno pero ya consciente "Estoy cansado" Que a su vez pudo estar provocado por un motivo -propiamente habría que denominarlo ahora causa- no solo consciente sino externo y explicable mediante otro tipo de principio de razón suficiente. Por ejemplo: "Me quedé leyendo una novela hasta muy tarde". Y éste a su vez pudo estar provocado por, de nuevo, un motivo inconsciente, por ejemplo, "El personaje de la novela era mi yo ideal e inconfesable."  Y así hasta el infinito.
No sé si es esto exactamente lo que pretendía exponer Velo de Maya. En cualquier caso es lo que yo mismo opino sobre el asunto.

 

#19  27-10-2010 - ☼

Einphi
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Swann,
Estoy de acuerdo contigo, pero yo diría que ese "hasta el infinito" no tiene cabida en Schopenhauer más que como un misterio sin resolver. Sin embargo, para él el querer está absolutamente determinado por el motivo, venga éste de donde provenga, y eso es lo que yo creo que, EN Schopenhauer, ha de interesarnos en este debate que mantiene, decenas de años después, con el psicoanálisis.
Puede que la "oscuridad" que propicia la incognoscibilidad de la cosa en sí pudiera remitir a una cadena infinita hacia el "verdadero" motivo, pero es algo que Schopenhauer no investiga. Hemos de tener en cuenta que meterse en esos vericuetos hubiera supuesto, en cierta manera y a ojos de nuestro filósofo ("heredero" de una filosofía crítica transcendental, y por tanto, de ciertas aspiraciones de rigor), perder el rumbo de lo verdaderamente importante: descifrar el mundo a partir de la clave que encontramos en nosotros mismos, ya a partir del cuerpo, ya a partir de la autoconsciencia.
Creo que es un debate que no puede responderse desde Schopenhauer, aunque sí puede plantearse desde su pensamiento.
Saludos cordiales.

 

#20  27-10-2010 - ☽

Velo de Maya
Miembro

Re: Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Hola Einphi, Swann_rembrandt, y demás foristas: En mi anterior intervención no quise decir que Sch. haya conocido alguna corriente psicoanalítica; si se entendió así es porque soy muy malo para escribir, y no porque así lo crea yo. Lo que quise decir es exactamente lo que intepretó swann_rembrandt (además de aclararlo y enriquecerlo). Con el ejemplo que puse (quizás mal redactado y peor aún expresado) tampoco quise insinuar siquiera que en la filosofía de Sch. pudiera hablarse de una regresión al infinito de motivos, sino que esto sí podría señalarse en el psicoanálisis. Einphi señala ""el interior de dicho proceso [¡el proceso por el que el motivo se hace motivo!, y por tanto, es causa, aunque aquí se refiere a la causalidad en los demás] queda secreto para nosotros: pues estamos siempre fuera de él", con lo cual confirma lo que dije, Sch. queda parado en el umbral de la puerta. Quien abre (a mi muy humilde enteder) esa puerta que conduce a una regresión al infinito de motivos, es el psicoanálisis.
Efectuada esta aclaración, queda aún una última: Es muy posible que todo lo que dije anteriormente esté errado, pues no soy un experto en Sch. ni mucho menos en el psicoanálisis, así que agradezco todas las aclaraciones y aportes esclarecidos de los foristas.

 
  • Inicio
  •  » General
  •  » Volker Spierling y la relación entre cuerpo y voluntad - Error

Pie del foro